“Una cosa he demandado a Jehová, esta buscaré; que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura de Jehová, y para inquirir en su templo.”

Salmos 27:4

Qué hermosa declaración del salmista!. La palabra “demandó”en otra versión de la Biblia se lee como “lo que más anhelaba”; él quería estar en la casa del Señor deleitándose de su esplendor y así meditar en Él. David anhelaba estar en la presencia de su Dios, pero para encontrar lo que estaba anhelando debía ponerse en acción y buscarlo. ¿Qué estás esperando para comenzar esa búsqueda? Si deseas esa Presencia del Señor en tu vida, deja que su Espíritu se encargue de conectarte al corazón del Padre y del Hijo. David experimentó esos lugares de refugio donde estaría en lo alto de la roca sin importar las batallas que estuviera enfrentando. Él quiere hacer lo mismo contigo y conmigo. Busquemos todos los días su Presencia y estemos listos para escuchar los latidos de su corazón.

Oración

Padre, hoy rendimos nuestros corazones y oramos creyendo que tu Santo Espíritu nos acompaña en esta travesía para llevarnos a las profundidades de tu Palabra y ser todo lo que has ordenado para que tus propósitos se cumplan en nosotros, en el nombre de Jesús.