“Sean nuestros hijos como plantas crecidas en su juventud, nuestras hijas como esquinas labradas como las de un palacio”

Salmos 144:12

Gracias Señor por nuestros hijos, tú nos los distes para amarlos, cuidarlos y llevarlos por caminos tuyos. Perdónanos Padre por no haber hecho lo que tú esperabas de nosotros. Sus vidas son tuyas, tú los creaste y tu Palabra dice que tú los enseñas y multiplicas tu paz en ellos. Creemos que ellos van a florecer y dar frutos pues están plantados junto a corrientes de agua que dan fruto a su tiempo y sus hojas no caen. Creemos que no se sentarán en silla de pecadores porque tú cuidas su camino y los diriges por sendas de bien y no de mal. Creemos que ellos te servirán aún más que nosotros para que tú sigas siempre siendo su Dios, el único Dios que salva, sana y liberta.

Oración

Padre, te doy gracias por cada uno de ellos. Oro creyendo que todo aquello en lo que pude haber fallado y que el diablo quiera usar para destrucción, a través de mi intercesión y entrega a ti lo tornarás en bendición para ellos y su descendencia, en el nombre de Jesús.

MD DESIGN - Copyright © 2024 all rights reserved