“La comunión íntima de Jehová es con los que le temen, y a ellos hará conocer su pacto.”

Salmos 25:14

La comunión habla de unirnos a alguien para compartir de forma íntima (de manera privada). Cuando amamos a Su manera, deseamos estar unidos con su Espíritu. Él te deja saber que va delante de ti y que los lugares torcidos, los endereza, que las puertas de bronce las quebranta y los cerrojos de hierro los hace pedazos. Te dará los tesoros escondidos y los secretos muy guardados para que sepas que Él te ha puesto nombre. Te llama su amigo(a) porque sabe que deseas esa intimidad y así conocer los secretos de su corazón.

Oración

Padre, yo sé que tú escuchas mis palabras, que no te son extrañas porque conoces mi corazón. Te deseo y te necesito, pues sin tu presencia el gozo y la paz se disipan, pero cuando tú estás conmigo y yo contigo, todo, todo a mi alrededor se llena de ti. Gracias por tu amor, por el sacrificio de la cruz, por haberme puesto nombre; gracias porque soy hijo y heredero en Cristo Jesús.